Video

El Pájaro de la Noche 

¡Abrázame, abrázame!, le dijo Aline sedienta de amor mientras sus ojos penetraban el cielo. Sus rizos dorados tocaban tenue a la punta el encaje del corpiño blanco que traía. Una eternidad la separaba de Iker su amado quien terso y trepidante alzó a eros en aquellos años lúdicos y la elevó a mujer. Aline cerró sus ojos para remembrar a plenitud las mil y un veces su ausencia, el libido sutil que entre piernas teje las fantasías errantes. ¡Abrázame, abrázame, déjame sentir tu piel!, extasiada apresó a Iker…

Read more

Morir a Destiempo 

A la memoria de los que mueren por COVID-19 
A los que mueren lentamente por tortura domiciliaria COVID-19 

Jaume fue el primero en llegar. Siempre anda de prisa aunque no haya para que. Es el primogénito de varios amigos imaginarios que nacieron en mi infancia. No se va con tientas y dice las cosas así, sin merodear. Amo su mente maestra capaz de sintetizar la percepción del mundo y de ese otro paralelo que yo ni en sueños veo. Es por eso que lo invoco cuando necesito claridad aunque confieso no soportarlo…

Read more

La Deflación del Ego 

Ana despertó abrupta, el enojo la desquiciaba. De nada parecía haberla compensado aquel orgasmo que horas antes le enalteció el placer de sentirse viva. Arrebatada tomó el móvil que yacía inerte sobre el buró y miró la hora: siete y dieciséis, agenda matutina puntual de las aves. Recordó que el día anterior un halcón se había estrellado por la tarde contra la ventana del estudio de Miguel quien después de treinta años junto a ella despertaba amable, disfrutando sereno el canto de gorriones y tórtolas que…

Read more

El Poder del Silencio 

¡En serio que calor hace!, exclamó Adam pasando la navaja de afeitar por debajo del mentón. El sudor le escurría por el cuello y las gotas caían en el lavabo a través de sus brazos. Eran las cinco de la tarde cuando el sol radiante envuelve el ambiente pardo de la ciudad. ¿Tienes calor preciosa?, se dirigió a Kenya su perrita que lo acompañaba a la entrada del baño jadeando para ventilarse. Se sentía un silencio brumoso que Kenya tajaba con su resuello al mezclarse con el sol poniente que flagraba a través…

Read more

Sobre la Distancia 

¿Me dejarías tocarlo?, preguntó Ximena tímida y prudente mientras Heli sentado en la mesa mecía la silla. ¡Por supuesto. Tómalo de la mano, de paso dejará de jugar con el salero!, le respondió Juliana sonriente y animada. Habían quedado de verse hacía unos días y cómo era de esperarse a Ximena le comían las ansias. Se le hicieron eternas las horas previas al encuentro, recorriendo con añoranza los momentos en que lo concibió. Heli de nueve años acentuaba los treintas de ambas quienes coincidían en edades…

Read more

Desde las Entrañas 

¡Métemela más, métemela más!, gritaba extasiada Eloísa fingiendo el orgasmo. David seguía a ritmo azaroso mientras disfrutaba el cuerpo radiante de aquella mujer que veía a diario parada en la esquina donde viraba para llegar al trabajo. No era la primera vez que se encontraban, la secuencia marcaba sus pasos, pero si por primera ocasión intercambiaron palabra alguna. La luz de la luna menguaba la habitación que atizaba el letrero del motel colgado de la ventana, pintando de matices pardos el ambiente…

Read more

En la Mira 

¡Mira nada mas lo bella que te ves!, pensaba Daniel mientras veía acercarse a Anya hacia la mesa del café donde esperaba. Recién había perdido a su padre hacía un par de semanas lo que lo tenía desorientado. El insondable nexo que los unía delimitaba la vivencia del amor de Daniel con su padre entrelazando las manos en los años pueriles para cabalgar juntos por los andares de la vida. Anya era su única hija que nunca nació producto de varias inseminaciones artificiales y un tratamiento in Vitro. Vivía en…

Read more

Bajo los Escombros 

¡Tócame, tócame, si tan solo uno de tus dedos podría alcanzarme!, sollozaba Ana apenas perceptible. Aunque trabajaban para los mismos fines, no se conocían. Miguel quedó atrapado también en el mismo lugar. Llevaban más de cuatro horas juntos inmersos en esas condiciones sin poder aún mirarse. La oscuridad iracunda de los muros caídos era por demás contundente, permitiendo a un hilo rapaz de luz vespertina traslucirse sagaz entre las vigas. El sismo no dejó réplicas sensibles desde que ocurrió cinco horas…

Read more